PULGA

plagas de pulgas

Nombre vulgar:

Pulga del hombre, Pulgas de perros, Pulgas de gatos

Nombres científicos:

Pulex irritans, Ctenocephalides canis, Ctenocephalides felis felis

Orden: Siphonaptera

Familia: Pulicidae

Tamaño en mm: 1,5-4

Reconocimiento:

Las pulgas son insectos sin alas con un cuerpo lateralmente aplanado de 1.5 a 4 mm de longitud. Como todos los insectos, son la cabeza, el tórax y el abdomen bien diferenciados y tienen tres pares de patas. El tercer par está muy desarrollado y potencia para saltar. La cabeza tiene un par de ojos (no compuestos, como es el caso de los dípteros) y en algunas especies puede apreciar espinas largas que forman los llamados peines o "ctenidis" que se deriva el nombre de algunas de las especies más comunes

Hasta ahora, se han encontrado unas 2.000 especies en todo el mundo. En Cataluña podemos señalar, como especies más frecuentes y causantes de plagas domésticas, a las pulgas de perros y gatos {C canis y C. felis) y la que se considera propia del hombre, Pulex irritans

Detección y seguimiento:

En ambientes domésticos son los ectoparásitos los que se presentan con mayor frecuencia. Los humanos son huéspedes alternativos, pero dada la estrecha convivencia con los animales, muchas veces se ven afectados por las picaduras de estos pequeños artrópodos hematófagos, es decir, chupadores de sangre.

En el caso concreto de Ctenocephalides felis felis, debido a su baja especificidad de huésped y la amplia distribución que viene en nuestro país es, sin duda, del tipo que pica más en el hombre en las zonas urbanas. En sitios peri-urbanas y rurales es muy común también identificar Pulex irritans como causante de picaduras en los humanos.

En lugares donde hayan vivido animales parasitados, pueden mantenerse elevadas poblaciones de pulgas durante largos periodos de tiempo en un estado quiescente y aparecer de manera repentina en un momento dado, a causa de un sincronismo en la eclosión de las fases ninfales. Es en estos casos de infestaciones masivas que afectan a los humanos cuando las pulgas adquieren el calificativo de plaga.

Daños y problemática sanitaria:

Los problemas que presentan con mayor frecuencia son debidos a las reacciones alérgicas a las picadas, que dan lugar a papilas acompañadas de pruija mas o menos intensa. Estas picadas se observan en hilera y ubicadas en lugares del cuerpo donde la ropa queda más apretada, por ejemplo, debajo de la goma de los calcetines y de la ropa interior. En el caso de infestaciones masivas, como las que ya hemos señalado, se pueden observar una gran cantidad de picadas sobre todo en las piernas.

Por otra parte, las pulgas pueden actuar como huéspedes intermediarios de otros parásitos y patógenos tanto del hombre como de los animales domésticos. Son huéspedes intermediarios de los cestodos caninum dipylidium y Hymenolepis spp., que también pueden parasitar los humanos. Las pulgas están implicadas en la transmisión de algunas rickettsias como la Rickettsia mooseri (= / ?, Thypha), la Rickettsia felis y la Francisella tularensis. Pero, sin duda, donde han tenido uno de los papeles protagonistas a lo largo de la historia ha estado en la vehiculación de la bacteria Yersinia pestis, agente causante de la peste bubónica o peste negra.

Ciclo Biológico:

Las pulgas tienen un ciclo biológico con metamorfosis completa, es decir, las larvas son morfológicamente totalmente diferentes a los adultos. La duración de este ciclo es muy variable (14-140 días) en función de la temperatura y la humedad relativa. Este ciclo se caracteriza por tres etapas: la eclosión de los huevos, el período que va del estadio de larva al de pupa, y el período de pupa hasta el adulto.

La puesta de huevos la realizan en el huésped sobre todo durante las horas que este descansa. Los huevos caen al suelo y la mayor parte suelen quedar concentrados en estas áreas de descanso. Las larvas que eclosionan son alargadas (2-5 mm), blanquecinas y ápodas. No son parásitos y se alimentan de materia orgánica que encuentran en el ambiente. Pero la fuente principal de nutrientes son las heces semidigeridas ricas en sangre que eliminan los adultos. La supervivencia de las larvas se ve influenciada por tres factores: la disponibilidad de alimentos (directamente ligada a la presencia de los adultos sobre un huésped), la temperatura y la humedad relativa.

En las viviendas las larvas se pueden encontrar en moquetas y alfombras o en escondites de los suelos de madera. Su capacidad de desplazamiento es muy limitada y suelen permanecer en los mismos lugares donde duermen o descansan los animales. Una vez han alcanzado su desarrollo, las larvas se transforman en pupas.

La pupa o ninfa, es el estadio más resistente a condiciones ambientales adversas. La pulga adulta tarda en desarrollarse en el interior de la pupa entre 7 y 19 días, pero puede permanecer en estado de quiescencia o preemergencia hasta 6 meses. La eclosión de los adultos está influenciada por la temperatura y la humedad relativa, pero sobretodo son los estímulos originados por la presencia de un huésped, como ahora la presión sobre la tierra al caminar y la calor que desprende, lo que da lugar a una emergencia de estos adultos rápida, sincronizada y prácticamente simultánea.

Una vez los adultos han eclosionado, inician la búsqueda de un huésped guiados por estímulos de tipo visual, térmico, corrientes de aire, vibraciones y gradientes de CO2. Una vez comienzan a ingerir sangre, las pulgas no pueden sobrevivir fuera del huésped muchos días sin alimentarse (2-4 días).

Control:

Una erradicación, o al menos un control aceptable de una población de pulgas, debe combinar tanto estrategias de organización como de información, de lo contrario el éxito es dudoso.

Cualquier tratamiento debe contemplar, por un lado, los animales que conviven con los humanos y por otro el entorno inmediato. En una vivienda donde los humanos conviven con animales domésticos parasitados, sólo el 5% de la población de pulgas vive encima los huéspedes, el 95% resto como formas de vida libre en varios escondites.

Las personas afectadas deben ser conscientes de que los tratamientos deben aplicarse simultáneamente a los animales y al ambiente, y que estos casi nunca serán puntuales. Muchas veces es necesario repetirlos para asegurar el nivel de control deseado.

Medidas Correctoras y / o preventivas:

En ambientes cerrados, un uso correcto de la aspiradora puede eliminar entre el 30% y el 90% de los huevos presentes en moquetas y alfombras, y entre el 15% y 50% de las larvas. Como es de suponer, esto dependerá del tipo de sustrato y de la potencia de la aspiradora. La eficacia de este método puede llegar a ser del 95% en adultos recién eclosionar que se encuentran más superficiales. Después de aspirar, la bolsa de la aspiradora debe ser congelada, quemadura o tratada con productos químicos.

También podemos actuar sobre las fases de vida libre utilizando tratamientos por vapor. Este método es muy eficaz e inocuo y por tanto estaría indicado cuando hay infestaciones elevadas. Un tratamiento de la ropa a 60 °C durante unos 10 minutos elimina todas las fases del ciclo biológico. La atracción que tienen las pulgas adultas eclosionadas por la luz (fototactismo positivo) ha permitido diseñar trampas de luz que capturan entre el 60% y el 86% de los adultos en un radio de unos 8 metros.

Medidas de Control Activo:

La actuación sobre las pulgas adultas se llevará a cabo sobre los huéspedes, haciendo uso de insecticidas tópicos o sistémicos, o bien empleando peines especiales (método mecánico) en aquellos casos en que la edad de los animales o su estado de salud no recomienden un tratamiento químico.

Los animales domésticos también pueden ser tratados con productos que vía hemática llegarán a las pulgas adultas, en las que no provocarán ningún efecto, pero sí sobre su descendencia. Es el caso de los productos conocidos con el nombre de inhibidores de la síntesis de la quitina que actúan impidiendo que las larvas eclosionen los huevos.

Si se opta por la aplicación de insecticidas ambientales, se tiene que tener en cuenta la presencia de niños pequeños y de animales domésticos sensibles a estor productos. En este caso es recomendable asesorarse por un experto que nos podrá indicar el producto y el método de aplicación adecuado en cada caso. El tratamiento de exteriores o de ambientes abiertos suele ser más complejo y depende del espacio a tratar.

En general se recomienda que el espacio se mantenga lo más limpio posible y sobre todo intensificar esta limpieza en las zonas de reposo de los animales. La aplicación de insecticidas en forma de espray, líquidos, polvos o gránulos puede ayudar a controlar las poblaciones de pulgas. Los métodos de control biológico ensayados hasta el día de hoy todavía están relegados a un nivel experimental.